INSTRUCCIONES PARA LA APLICACION DE LA ESCALA

Introduccion

La Escala de Indicadores de Apego en condiciones de stress se ha diseñado para su aplicación a bebés del nacimiento a los dieciocho meses; su propósito es dectectar respuestas afectivas atípicas madre-hijo en situaciones de stress.  La escala cuantifica el proceso recíproco de apego madre-hijo mientras el bebé experimenta el stress de un examen fisico de rutina.  Se la puede utilizar también en ostras situaciones que producen tensión en madre y bebé.  Lo normativo es que el bebé en stress busque a su madre, y que la madre busque a su bebé si percibe que está en peligro o sufre.  Estas interacciones entran en la categoría general de conductas de apego.  La escala incluye seis modalidades básicas de apego: mirada, vocalización, tacto, y sostén, afecto y proximidad.  Estas modalidades se subdividen en conductas componentes y corresponden a respuestas de madre e hijo que clínicamente se ven en situaciones de stress, que producen tensión y ansiedad en madre y/o hijo.  Las repuestas en cada modalidad de apego están graduadas de 1 a 5, lo cual indica la íntensidad creciente de la participación madre-hijo que se puede producir en un episodio de stress.  En general, una conducata de extremo inferior de la escala (1) indica aislamiento anormal o evitación del apego, y respuestas del extremo superior (5) indican una conducta de apego anormalmente ansiosa o de aferramiento, la mitad superior de la página en que se continene la escala cuantifica la conducta del bebé con su madre, y la mitad inferior cuantifica la conducta de la madre con su hijo durante la situación que produce stress.

Applicaciones

La Escala se ha diseñado para su aplicación durante el examen pediátrico y otras situaciones que producen un stress relativamente estandarizado en progenitor y bebé. Por ejemplo, los profesionales de la salud mental o de la asistencia infantil la pueden utilizar para evaluar el apego madre-hijo en el momento de la reunión, tras el stress de una separación breve entre madre e hijo.  Cualqueiera que sea la situación en que se aplique, puede cumplir algunas de las siguientes funciones o todas ellas:

   1) Registrar la evalución que hace el clinico sobre lo adecuado o inadecuado de la sensibilidad de respuesta diádica madre-hijo.

   2) Documentar la necesidad de asistencia en el desarrollo y psicológica, para prevenir la cristalización de modos patológicos de interacción social.

   3) Documentar la eficacia de los empeños de intervención precoz, por el registro de la mejoría en los indicadores clínicos de apega cuando la escala se aplica longitudinalmente durante los primeros dieciocho meses de vida, a pares atípicos madre-hijo.

   4) Contribuir a la formación profesional, porque acrecienta la atención del clínico hacia parámetros de interacción madre-hijo que son centrales en el desarrollo psicológico.

Instrucciones para la aplicación y el puntaje

El clínico que hace el examen, o un observador independiente, pueden aplicar la escala.  En general la madre no será alertada sobre los detalles de la observación, de suerte que no modifique su estilo usual; y por la misma razón, el examinador no indicará a la madre que tenga al bebé o lo acueste en la camilla, sino que la dejará esta decisión.

Para la aplicación de la escala, obsérvase la interacción entre madre e hijo MIENTRAS el bebé es sometido al examen físico (el episodio de stress) e immediatamente despues (el episodio de reunión y recuperación).  En muchos exámenes pediátricos, la fase final es la inspección de cabeza, ojos, oídos, nariz y garganta.  Por lo común esto demanda unos tres minutos, y suele ser el tramo más difícil para madre y bebé.  El período que sigue inmediatamente a esto (unos tres minutos) es aquél en que madre e hijo se reúnen y la tensión cede.  De modo similar, en situaciones no pediátricas se produce un ascenso y una caída de la tesión en torno de un suceso que produce stress.  La evaluación se obtiene enfocando el período de stress mayor (los tres minutos finales del examen físico) y el periódo de declinación de la tensión (los primeros tres minutos de la fase de recuperación). INMEDIATAMENTE DESPUES DE OBSERVAR EL EPISODIO DE RECUPERACION circúlese la descripción de conducta que mejor se ajuste a la respuesta de la madre y del bebé en cada modalidad de apego durante los dos episodios, de stress y de recuperación.  Si una particular modalidad de apego, como el sostén, no se ha producido, circúlese la descripción de conducta que mejor se ajuste a la respuesta de la madre y del bebé en cada modalidad de apego durante los dos episodios, de stress y de recuperación.  Si una particular modalidad de apego, como el sostén, no se ha producido, circúlese "no observado" de manera de hacer una anotación para cada categoría.

Definiciones operacionales

Sostén: La postura en mutua reciprocidad del bebé y la madre, cuando el bebé es sostenido en brazos por aquélla.                                        

Mirada: El contacto ojo-a-rostro dentro de la díada, y el mantenimiento de este contacto.             

Vocalización: La producción de sonidos vocales dirigidos al compañero de la díada madre-hijo.  El llanto del bebé se considera señal vocal de aflicción durante el stress, que alerta a la madre sobre la tensionó que él experimenta.                  

Tacto a: El establecimiento de contacto piel-a-piel, iniciado por la madre o por el bebé, en tren de juego o de ternura, no de apoyo físico.kin-to-skin contact initiated by either the mother or the infant for play or attention, not physical support                                        

Tacto b: El retiro del contacto piel-a-piel, iniciado por la madre o por el bebé. 

Affecto:  Las expresiones faciales que señalan estados emocionales.  Una expresión afable se considera tipica del individuo en stress, y es apropiada.          

Proximidad: El estado de encontrarse junto a otro, unido a otro.  En el contexto de la escala designa el hecho de mantener el bebé contacto físico o visual con la madre, y de mantener la madre contacto físico, o de estar immediatamente accessible para su bebé.                                

Raramente: La conducta se produce una vez cada tanto; no se produce a menudo durante el período de observación. 

Ocasionalmente: La conducta se produce una vez cada tanto; no se produce a menudo durante el periodo de observación.                                                                                  

Frecuentemente: La conducta se produce a menudo, pero no durante todo el período de observación.

Interpretación del puntaje

Las conductas normales por lo comun alcanzan clasificaciones de 3 y 4.  Cuando un bebé o una madre reciben clasificaciones de 1 ó 2, esto indica que acaso el bebé o la madre evitan el contacto o no responden a los signos de tension del otro o a sus intentos de apego.  Puntajes de 5 produciran la preocupacion de que acaso exista un apego intenso hiperansioso o una reaccion insualmente intensa frente al stress.  Además, en diadas en que uno de los miembros alcanza clasificaciones de 1 ó 2, y el otro de 5, existe una disincronia de interacción que tambien puede tener significación patologica.  Obtener un puntaje unico o "correcto" no es el propósito de la escala.  La manera más fecunda de interpretar las clasificaciones es utilizar los indicadores de apego como guia para apreciar si es adecuada la interaccion en un determinado par madre-hijo.  Las investigaciones indican que un apego atipico se asocia a posteriores retrasos en el desarrollo psicomotor, a un manejo intrapsiquico patológico de la tension y la agresión, y a la incapacidad de posponer la gratificación, y todo esto con las correspondientes perturbaciones de conducta.  Cuando clasificaciones de 1, 2 o 5 corresponden a conductas en dos episodios sucesivos, se hace necesario un examen diagnóstico; en efecto, las pautas insanas de interaccion madre-hijo, una vez establecidas, no se modifican fácilmente sin intervención terapeutica.  Excepción a esto son niños muy pequeños o prematuros que presentan una reducción normal en su sensibilidad de repuesta.  Es posible que en las primeras semanas reciban clasificaciones de 2 para mirada, vocalización, tacto a y proximidad.  Un affecto madre-hijo de 5, a cualquier edad, no necesariamente indica aferramiento, pero es atipico.

Variables

Situaciones de stress relativamente estandarizadas pueden ser afectadas por diversas variables.  Una enfermedad concurrente o el hambre pueden afectar la capacidad del bebé para tolerar le tension o responder al consuelo.  De igual modo, las capacidades de la madre pueden ser afectadas por pertubaciones concurrentes de su vida.  La compilación  de la historia tiende a producir esto; y la aplicacion de la escala puede entonces contribuir a evaluar la capacidad de madre y bebé para compensar un stress adicional, o su proclividad a la descompensacion y a las conductas traumaticas que son su consecuencia.  A demás, una situación perturbadora en el examen u otras circunstancias insólitas pueden intensificar el stress de episodios ordinarios.  Si se producen hechos insólitos mientras el observador clasifica, es preciso consignarlos brevemente en el espacio destinado a esto al pie del formulario de la escala.

Es menos frecuente que el padre acompane al bebé, pero la escala se puede utilizar igualmente para evaluar la interacción padre-hijo.  Cuando los niños tienen más de 18 meses, la complejidad que ha alcanzado su conducata hace menos fecunda la aplicación de la escala.

 

© 2007, 2017 Revised Edition, HENRY MASSIE, M.D. y  B.K. CAMPBELL, PH.D.